Hacía casi 5 años que no visitaba los Pirineos franceses con la bici. En este tiempo han pasado muchas cosas, pero hay algo que permanece invariable: los grandes puertos siguen siendo igual de espectaculares.